Proveedores de salud frente al Síndrome Congénito del Zika

By Felicia Girón | USAID ASSIST Project
13 Apr 2017
A doctor speaks with a new mother about Zika. Photo by Mélida Chaguaceda.

This post originally appeared on USAID ASSIST Project's website in English and Spanish.

Como parte de la respuesta de emergencia de USAID y de la comunidad internacional contra la epidemia del Zika en América Latina y el Caribe, el Proyecto ASSIST de USAID está dando apoyo técnico a los Ministerios de Salud en cinco países—la República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua—para capacitar a los proveedores de salud en buenas técnicas de consejería, mejorar el cuidado médico a las personas y familias, afectados por Zika y ejecutar un programa de mejoramiento de calidad para la atención relacionada con el Zika. Aprenda más.

Para celebrar el Día Mundial de la Salud, parte de la Semana Mundial de los Trabajadores de Salud, nos encontramos con una médica neonatóloga y dos enfermeras trabajando para cuidar a los pacientes y las familias afectados por el Síndrome Congénito del Zika en El Salvador. Ellos abren su corazón y sus recuerdos en entrevistas realizadas entre los gemidos que alternaban los recién nacidos ingresados, compartiendo su experiencia ante el Zika, esta enfermedad que ha destruido sueños, ilusiones y vidas.

¿Cuál fue su primera experiencia con esta enfermedad?

¡Impactante! El ver a los niños con esas malformaciones, principalmente aquellos casos marcados de microcefalia y al examen no encontrar esos puntos de referencia en su cráneo. Ya habíamos atendido niños así, pero no con tanto daño ni con tanta frecuencia.

“No estábamos preparadas emocionalmente para esto.”

¿Cuál ha sido su experiencia dando cuidado médico y de enfermería durante la epidemia?

Bajando la voz y la mirada responde una de ellas: Técnicamente se tienen los conocimientos de esa patología, pero no estábamos preparadas emocionalmente para eso.

Aprendimos a manipularlos lo menos posibles, con cuidado. Identificamos el dolor de sus articulaciones. El llanto y la fiebre eran continuos.

En el parto, se desconocía el antecedente de la madre: el estrés y silencio del personal indican a la madre que algo malo pasa.

¿Cuáles son los retos que han tenido que enfrentar para cuidar al paciente y la familia afectado por el Síndrome Congénito del Zika?

Tener que mostrarle el rostro del niño a la madre, presentarle no un bebe [de buena salud]. En ese momento, la madre necesita apoyo moral. Hay que manejar la ansiedad de los padres.

¿Cómo lo ha superado?

Esto no se supera porque no hay cura para el paciente.  Nadie puede lidiar con esta situación…queda una carga.

Lo único que se puede hacer es el apoyo psicológico para la madre y familia para que el bebé tenga tratamientos oportunos; pero cada quien, lo resolvió como pudo.

¿Qué necesitan los proveedores de salud para hacer bien su trabajo en el contexto de esta enfermedad poco entendida y peligrosa? 

Retroalimentación continua, preparar diferentes estudios de caso para diferenciarlos y el seguimiento a estos niños.

¿Qué mensaje puede dirigir al personal de salud que atiende a estas madres y su recién nacido?

Los cuidados deben ser integrales, como un bebé no afectado por Zika, pero más esmerados, por sus complicaciones. Estar pendiente de los síntomas que presenta. El dolor es muy notable.

Que se pongan en el lugar de la madre, como que es su hijo, para cuidarlo y darle el amor que necesita. Darle a la madre [y a la familia] apoyo emocional para que salga adelante.

head shot
Felicia Girón
USAID ASSIST Project

Felicia Rubidia Girón is a Technical Advisor for the USAID ASSIST Project, working on Zika in El Salvador.  She is trained as a nurse and health educator, and has worked in the hospital, community, university, and private setting. She has 35 years of experience working in epidemiology, research, adult education, and managing health programs in a diverse range of areas, such hospital-acquired infections, HIV, personal safety and wellness, and environmental health.

Ms. Girón first joined URC in 2006 to work on infection prevention and quality improvement and is currently providing technical support to ASSIST-Zika in San Vicente and Cuscatlán, El Salvador, two districts that have experienced some of the highest rates of suspected Zika in the country.

Añadir nuevo comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *